Sus palabras me sentaron como una puñalada en el corazón. Eran todo lo que deseaba escuchar y todo lo que esperaba que nunca dijese. 
Una mitad de mí es insoportable, y la otra mitad no aguantó y se marchó.